El mate es más que una bebida; es una forma de vida. “Representa la amistad, el diálogo y la hospitalidad,” dice Alex Pryor, co-fundador de Guayakí. “[Compartir un mate] es compartir un momento con el otro, con la familia, con los amigos.”

Movilizados por este sentimiento, dos compañeros de la universidad en EEUU – Alex Pryor de Buenos Aires, y David Karr de California (quien aparece en la foto de portada) – unieron fuerzas con otros 3 amigos para compartir el mate con una parte del mundo que lo desconocía: América del Norte. Los fundadores de Guayakí se comprometieron a proveer a sus clientes con la mejor yerba mate, y al mismo tiempo operar en forma sustentable. Desde sus comienzos, Guayakí ha sostenido el objetivo de proteger y ayudar a regenerar la selva atlántica, junto con empoderar a las comunidades nativas.

Utilizando un modelo de negocios basado en la regeneración, Guayakí es un puente entre las compras de sus clientes en el norte y las comunidades campesinas de América del Sur. Los campesinos cosechan yerba mate orgánica en la selva, lo que genera ingresos para sus comunidades. Con ese ingreso estable, las comunidades pueden regenerar sus tierras y mejorar su calidad de vida.

El modelo de regeneración de Guayakí se basa en que la yerba mate crece mejor bajo la sombra. Los campesinos tienen entonces un incentivo para proteger los árboles nativos mientras cosechan la yerba, y las nuevas semillas que se plantan para dar sombra restablecen la biodiversidad y absorben CO2. A la fecha, Guayaki ha protegido más de 11.000 hectáreas de selva y planta en promedio 50.000 árboles cada año. Su Misión es regenerar más de 80.000 hectáreas de selva atlántica y crear más de 1000 puestos de trabajo para 2020.

Aunque sus prácticas no arrojan los mismos rindes que las plantaciones de mate a gran escala, Guayakí ha decidido priorizar la calidad y la sustentabilidad por sobre la cantidad.

yerba mate guayaki

Miembros de las comunidades nativas cosechando la yerba mate para Guayakí.

5330276356_00710fd2f6_b

Vista de una típica plantación de yerba mate en un claro desmontado de la selva.

Guayakí es una Empresa B certificada, y la única compañía de mate en el mundo que tiene las certificaciones orgánica y de Fair Trade (“Comercio Justo”). Y no sólo la yerba es sustentable: hasta sus envases están fabricados con materiales reciclados y biodegradables de una fábrica libre de químicos. “El mayor desafío está en la internalización de los costos sociales y ambientales de fabricar un producto”, explica Alex. “Y Guayakí – eso es lo que hace. Ahí es dónde tiene impacto.”

No te pierdas este video para conocer de cerca el trabajo de Guayakí:

Para más información: http://guayaki.com/
Para conocer más sobre las Empresas B: http://www.sistemab.org/

Fuente de las fotos: Sierra, Guayaki, Flickr